La contaminación atmosférica que afecta desde hace varios días a París obligó al gobierno a imponer a partir de este lunes en la capital y alrededores la circulación alternada, a priori considerada una medida impopular.