El papa Francisco exhortó a los mafiosos a "cambiar vida" y a convertirse, a la vez que condenó "el poder y el dinero ensangrentado" de la mafia, al término de un encuentro en una iglesia de Roma con familiares de las víctimas del crimen organizado.