COSTA RICA Internacionales -  3 de abril 2014 - 16:48hs

Costa Rica termina una campaña atípica hacia la segunda vuelta electoral

Costa Rica terminó hoy una atípica campaña para la segunda vuelta de la elecciones presidenciales, pues en marzo el candidato oficialista Johnny Araya anunció su retirada, pero aun así la ley obliga a que siga siendo una opción de voto este domingo frente al opositor Luis Guillermo Solís.

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) informó que desde hoy se prohíbe la difusión de espacios pagados en prensa escrita, radio, televisión e internet, así como resultados de encuestas y sondeos a boca de urna.

La campaña para la segunda vuelta ha estado marcada por el anuncio hecho el 5 de marzo por Araya de que se retiraba, lo que no ha impedido que su fuerza política, el gobernante y socialdemócrata Partido Liberación Nacional (PLN), haya seguido buscando votantes, aunque sin realizar actos masivos ni pagar propaganda.

La Constitución Política de Costa Rica prohíbe las renuncias a las candidaturas presidenciales, por lo que el exalcalde de San José aún podría ser presidente si obtiene más votos que Solís este domingo.

Araya, que ha mantenido un bajo perfil, ha llamado en los últimos días a los costarricenses a votar.

El miércoles escribió en Facebook: "me he mantenido al margen de la campaña. Sin embargo, aclaro que nunca he renunciado a la candidatura presidencial y la decisión definitiva se tomará el próximo 6 de abril. Hago un llamado a todos los costarricenses y a los liberacionistas para que vayan a votar. La lucha sigue y seguirá siempre que lo que nos motive sea el bienestar de la mayoría",

Estas declaraciones fueron calificadas por Luis Guillermo Solís como "confusas e incomprensibles".

"Si así es la cosa, debió mantenerse en la campaña", agregó.

En unas declaraciones hecha hoy a Efe, el candidato favorito según las encuestas difundidas antes del anuncio de Araya dijo que se encuentra visitando comunidades rurales del país y que los días previos a las votaciones atenderá entrevistas con medios de comunicación, conversará con dirigentes y supervisará la organización para la movilización de electores.

También comentó que tendrá espacio para "analizar cuidadosamente" la conformación de su futuro gabinete, en lo que, afirmó, ha "avanzado mucho", sin dar nombres.

El aspirante presidencial del PAC, que es historiador y experto en ciencias políticas, dijo que espera que los electores salgan a votar masivamente el domingo para que le entreguen un mandato "claro y contundente".

"Hago un llamado para que salgan a votar, que no se queden sin votar, el abstencionismo es el enemigo a derrotar porque queremos un mandato sólido y claro para el cambio que la gente demanda", expresó Solís.

Para los comicios del domingo están convocados cerca de 3,1 millones de costarricenses, quienes elegirán al presidente para el periodo 2014-2018, que asumirá el puesto el 8 de mayo.

El ganador de las elecciones sucederá en la Presidencia a Laura Chinchilla, la primera mujer que llegó al cargo en la historia del país.

En las elecciones celebradas el pasado 2 de febrero, también legislativas, ninguno de los candidatos logró la mayoría necesaria (40 %), aunque Solís fue el más votado (30,64 %), por lo que hubo que convocar una segunda vuelta para el 6 de abril entre él y Araya, que quedó segundo con un 29,71 %.

El próximo mandatario deberá esforzarse en lograr acuerdos con otras bancadas, pues gobernará con un Congreso fraccionado en una decena de partidos políticos y sin mayoría, pues el PAC de Solís solo obtuvo 13 escaños y el PLN de Araya, 18, en la cita electoral del 2 de febrero pasado.

El PAC, fundado en el año 2000, no ha ejercido el poder pero estuvo cerca de ganar las elecciones del 2006 cuando Ottón Solís perdió ante el Premio Nobel de la Paz Oscar Arias, del PLN, por poco más de un 1%.

Por su parte, el PLN, fundado en 1951, es el partido con más tradición de Costa Rica y ha gobernado en nueve de los 15 periodos presidenciales que se contabilizan desde entonces.