El patriarca de la iglesia católica en Jerusalén afirmó el domingo que los actos en Israel contra musulmanes y cristianos están "envenenando la atmósfera" antes de la próxima visita del Papa a Tierra Santa.