EFE

El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana ha suscitado reacciones de esperanza en Cuba, castigada por un embargo de más de 50 años, y una fuerte división de opiniones en el exilio de Miami, donde las nuevas generaciones saludan con optimismo el giro de Barack Obama.