DUBLIN Internacionales - 

Principales rutas ilegales de acceso a la Unión Europea

La mayoría de los inmigrantes que viven ilegalmente a la Unión Europea llegaron en avión y simplemente se quedaron cuando vencieron sus visas. Pero los emigrantes más pobres entre los pobres de Africa, Asia y el Medio Oriente se embarcan en odiseas por mar o tierra que pueden tomar meses y en las que dejan su destino en manos de traficantes a los que deben pagarles.

Frontex, la dependencia de la Unión Europea que vigila los movimientos de estos emigrantes, documenta sus pasos por las principales rutas que usan, las cuales cambian constantemente, pues luego de cierto tiempo son descubiertas por las autoridades y hay que buscar nuevos caminos.

Ewa Moncure, portavoz de esa agencia basada en Varsovia, dice que los esfuerzos por contener el flujo por una ruta en particular son como "exprimir un globo".

"Mejoras las leyes en un país y surge una nueva ruta que empieza a inflarse en otro", manifestó.

Vistazo a las cuatro rutas principales empleadas por los emigrantes que intentan llegar ilegalmente a las naciones de la Unión Europea, en orden de popularidad, según datos de Frontex del 2014:

MEDITERRANEO CENTRAL: Por mar, con ingreso a Italia.

La mayoría zarpan de las anárquicas costa de Libia y tratan de llegar a las islas al sur de Italia o a Malta, que también es parte de la UE. En el 2014 llegaron a suelo italiano más de 170.000 personas siguiendo esta ruta, cuatro veces el total del año previo y la cifra más alta jamás registrada por un país de la UE.

La cantidad de personas que intentan la travesía aumentó desde el derrocamiento de Moamar Gadafi en el 2011. Gadafi hacía cumplir un tratado bilateral con Italia. Las embarcaciones a veces se vuelcan por el exceso de carga y se calcula que unas 3.500 personas fallecieron ahogadas el año pasado. Sirios, eritreos y africanos subsaharianos son quienes más ensayan esta ruta.

MEDITERRANEO MERIDIONAL: Por mar o tierra, desde Turquía, con destino a Grecia, Bulgaria o Chipre.

Cada vez más gente intenta esta ruta porque en Turquía hay más de un millón de refugiados de Siria, Irak y Afganistán, a lo que se suma una política de tolerancia de los turcos para los viajeros africanos y, sobre todo, por su proximidad con las islas griegas.

Si bien se han reforzado los controles fronterizos, cuesta contener el flujo de emigrantes en vista de que los traficantes disponen de botes inflables en los que se puede llegar en cuestión de minutos desde la costa turca hasta las islas griegas más orientales.

Más de 50.000 personas usaron esta ruta el año pasado, el doble que en el 2013, sobre todo sirios, afganos y somalíes.

BALCANES OCCIDENTALES: Desde Grecia hasta Hungría, pasando por Macedonia y Serbia.

Es la ruta que crece a ritmo más rápido, usada mucho también por quienes parten por el Mediterráneo oriental hacia Turquía.

Una vez en Grecia, donde no quieren quedarse por la situación económica, a las personas que buscan asilo no les resulta tan fácil llegar a otros países de la UE a menos que lo hagan a través de Macedonia y Serbia. La vecina Hungría ha pasado a ser el puerto de ingreso a la UE preferido para quienes intentan llegar a Alemania o Francia por tierra o por tren. Muchos cubren todo el tramo por Macedonia a pie porque la gente de la zona se niega a ayudar a los migrantes, aduciendo que se exponen a severos castigos fijados por las leyes locales.

Además de los que vienen de afuera, también mucha gente de los Balcanes, sobre todo de Kosovo, usa esa ruta para emigrar a la UE.

En el 2014 se registraron 43.000 llegadas a Hungría a través de esa ruta, el doble que en el año previo. Los kosovares, afganos y sirios son los que más emplean este camino.

MEDITERRANEO OCCIDENTAL: Por mar desde Marruecos o Argelia hacia España, o por tierra hasta los enclaves españoles en el norte de Africa.

Fue alguna vez la ruta principal de los emigrantes que intentaban ingresar ilegalmente a la UE, pero perdió prominencia porque las autoridades españolas reforzaron las medidas de seguridad y por la frágil economía española, que hizo que el país no resultase tan atractivo.

Relativamente poca gente intenta penetrar las barreras que hay hoy en los enclaves de Melilla y Ceuta en la costa marroquí. En su lugar, los emigrantes usan lanchas privadas y ferries para llegar desde Argelia y Marruecos a las Islas Baleares y a la parte continental de España. Para llegar la costa norte de Africa, a menudo los emigrantes caminan por semanas a lo largo de la costa atlántica o por el desierto del Sahara.

Los guardias españoles dicen que 7.480 personas usaron esta ruta el año pasado, apenas 1.000 más que en el año previo. La ruta es usada mayormente por cameruneses, argelinos y malíes.

OTRAS

"Frontera Oriental" es un término que emplea Frontex para aludir a decenas de posibles rutas a lo largo de una faja de 6.000 kilómetros que abarca Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Moldavia. Del otro lado de esa frontera, sobre todo en Finlandia, los tres estados bálticos y Polonia, hay firmes controles que tienen bastante frenado el ingreso ilegal de personas. En el 2014 se registraron 1.200 ingresos ilegales, la mitad de ellos de vietnamitas, afganos y georgianos.

Africa occidental fue la ruta más empleada hace una década, en que embarcaciones llenas de africanos llegaban a las Islas Canarias. Pero ese tráfico es hoy casi nulo como consecuencia de las nuevas medidas de seguridad. En el 2014 hubo apenas 275 casos, menos de un 1% de los registrados en el 2008.

FUENTE: AP