ARGENTINA Internacionales - 

Gobierno argentino intenta paliar malestar por inundaciones

El gobierno intentaba el miércoles paliar los daños y el malestar generados por las graves inundaciones que han dejado al menos 10.000 evacuados en la provincia de Buenos Aires, la principal de Argentina, en medio de la campaña para las elecciones presidenciales de octubre.

El gobernador provincial y candidato a presidente por el peronismo oficialista, Daniel Scioli, tuvo que anticipar su regreso de Italia después de las críticas que recibió por no visitar las zonas afectadas por la crecida de los ríos tras varios días de lluvias intensas.

El jefe de gabinete de la provincia Alberto Pérez indicó al canal de cable C5N que el gobernador llegará a Argentina a primera hora del jueves. El funcionario justificó el viaje al exterior de Scioli por "motivos médicos" en referencia al tratamiento periódico que recibe el gobernador por su brazo ortopédico.

Scioli, un ex piloto de motonáutica, perdió su miembro superior derecho en una competencia en los años 90.

El tanto, el jefe de gabinete Aníbal Fernández, candidato a gobernador del distrito afectado, viajó junto a otros funcionarios del gobierno a las zonas inundadas.

El drama de los miles de damnificados en cerca de 40 localidades se coló en la campaña presidencial.

Fernández desestimó las críticas que profirió contra Scioli el candidato opositor Sergio Massa, quien señaló que el viaje era "inoportuno". "Siguen actuando mal...la responsabilidad de las cuencas hídricas es del gobernador", dijo Massa.

Mauricio Macri, principal rival de Scioli, también aprovechó las circunstancias para apuntar contra la gestión del gobernador. Criticó la falta de obras en la provincia y ofreció a los alcaldes bonaerenses los equipos de emergencia de su gobierno en la capital argentina para ayudar a los damnificados.

"Nosotros estamos coordinando (ayuda) a nivel de intendentes (alcaldes) porque lamentablemente a nivel provincial los mismos intendentes se quejan de cierta ausencia", dijo Macri a periodistas.

Eugenia Vidal, candidata a gobernadora de la provincia por la fuerza de Macri, afirmó que "no es la primera vez" que ocurren estos problemas en los últimos años y que los proyectos de obras están demorados.

Además cuestionó la "construcción de canales ilegales" en los campos y de edificaciones "sobre humedales" que escurren a los ríos.

El gobierno nacional ha admitido que son necesarias más obras hidráulicas en la zona afectada pero indicó que el nivel de lluvias es "impensado" para esta época del año.

El climatólogo Eduardo Sierra dijo a Radio Del Plata que el fenómeno de la corriente de El Niño, causante de las fuertes lluvias, "está superando todos los registrados" anteriormente.

Para ayudar a los damnificados el ministro de Economía Axel Kicillof anunció una serie de "refuerzos adicionales" en ayudas para jubilados y beneficiarios de planes sociales que fueron afectados por las inundaciones. Además las autoridades bonaerenses prevén la exención de impuestos urbanos y rurales.

El caudal de los ríos Luján, Areco y Arrecifes bajaba lentamente gracias a que el martes no llovió, pero la situación es preocupante debido al pronóstico de lluvias para las próximas horas y del aumento del nivel de los ríos por los vientos del sudeste.

Muchos inundados se han negado a abandonar sus casas por temor a saqueos. Tres personas han fallecido a causa de las tormentas.

Una de las localidades más afectadas es Luján, donde el agua ingresó a la Basílica, el mayor templo católico de Argentina. Vecinos se quejaron de que en los últimos años han perdido en varias ocasiones sus pertenencias por las inundaciones y que las autoridades no dan la cara.

En la Plaza de Mayo de Buenos Aires y en los principales estadios de los clubes de fútbol organizaciones humanitarias están recolectando colchones, agua y alimentos para los damnificados.

El gobierno bonaerense sostiene que las obras hidráulicas que reclaman los vecinos se están ejecutando y que las realizadas hasta ahora permitieron que los daños por las anegaciones no hayan sido peores.

FUENTE: AP

En esta nota: