Con ritual del fuego atletas indígenas comienzan olimpiada en Brasil

AP

El evento promocionado como los primeros "Juegos Olímpicos Indígenas" comenzó este jueves con la tradicional ceremonia del encendido del fuego, en el que hubo una mezcla cultural de guerreros maoríes, filipinos con todo y sus gongs, e indígenas brasileños en penacho.

Los Juegos Mundiales Indígenas se inauguran oficialmente cuando se prevé que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff asista a la ceremonia en la ciudad sede de Palmas, en el corazón de Brasil.

Publicidad

Pero el ritual del fuego del jueves, en el que cientos de indígenas de todo el mundo se reunieron en la plaza central de Palmas engalanados con sus trajes típicos, inició las festividades que concluirán el 31 de octubre.

Los representantes tribales espontáneamente iniciaron cantos y bailes mientras los miembros de la prensa y otros indígenas, de lugares tan remotos como Etiopía y Mongolia, formaban círculos a su alrededor para tomar fotografías.

Publicidad

Un grupo de maoríes de Nueva Zelanda, con sus características gesticulaciones, parecían montar guardia a un grupo de pobladores de la tribu manoti, en la provincia de Mato Grosso en el centro de Brasil, mientras trabajaban junto al fuego, del que finalmente emergieron triunfantes con una antorcha.

Elvis Balabal Julius del pueblo igorot de Filipinas, dijo que el evento era "asombroso".

"Es la primera vez que salgo de Filipinas y tuve que tomar cinco aviones para llegar", dijo Julius, de 23 años, quien vistió únicamente un taparrabos y llevaba un gong de metal, con el que él y otros dos miembros de la tribu cautivaron a la audiencia. "Nunca pensé ver a tantos indígenas juntos. Tan parecidos y al mismo tiempo tan distintos".

El ambiente festivo de la ceremonia de encendido contrastó con la notable molestia de una protesta horas antes, por parte de un pequeño grupo de indígenas brasileños que denunciaron una mala organización y gastos innecesarios.

Cerca de una decena de manifestantes criticó el presupuesto de más de 14 millones de dólares, otorgado por varias organizaciones gubernamentales y Naciones Unidas, señalando que el dinero debería haberse invertido en la mejoría de las condiciones de los pueblos indígenas de Brasil.

Narube Werreria denunció que el evento es un intento por encubrir la situación real de las atribuladas poblaciones de Brasil.

"El gobierno está utilizando este evento para cubrirnos los ojos y decir que aquí todo está bien", dijo Werreria, empleado del gobierno estatal de la tribu karaja, cuyo territorio está cerca de Palmas. "Pero no todo está bien".

Con una población estimada de entre tres y cinco millones de habitantes en la época precolombina, los pueblos indígenas de Brasil ahora conforman sólo 0,5% de los más de 200 millones de habitantes del país. Enfrentan una extensa pobreza y discriminación, y sostienen enfrentamientos frecuentes con granjeros, rancheros y mineros ilegales que pretenden sacarlos de sus tierras ancestrales.

"En Brasil, las plantas de soya reciben un mejor trato que los indios", gritó Cacique Doran, líder del pueblo tupí-guaraní durante la protesta.

Publicidad

Publicidad