EFE

Las autoridades de Filipinas han empezado a obligar a los drogadictos confesos a acudir a clases de zumba para que superen su adicción, una peculiar medida que forma parte de la guerra contra los estupefacientes iniciada en el país.