AFP

Unos 500 miembros de las Fuerzas Armadas brasileñas volvieron el martes a la mayor favela de Rio de Janeiro, Rocinha, para apoyar a la policía en un operativo relámpago después de que los tiroteos se intensificaron nuevamente en esa comunidad.