AFP

Despliegue de unos 24.000 agentes de seguridad, zonas vedadas incluso al tránsito peatonal, interrupción total del sistema de metro y de trenes: Buenos Aires luce como una ciudad blindada y con los nervios de punta ante la inminente llegada de los líderes del G20.