AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, agradeció el jueves el apoyo de los evangélicos en una masiva concentración llamada la Marcha para Jesús en Sao Paulo y prometió que su gobierno resolverá los “problemas” morales y económicos de la población.