AFP

Su piel es un lienzo con innumerables e intrincados tatuajes: son expandilleros de El Salvador que aseguran estar dispuestos a someterse al doloroso y largo proceso de borrar con láser esas marcas, vistas como un "error de juventud".