AFP

La jefa de gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, anunció el martes que el criticado proyecto de ley sobre extradiciones a China, que provocó una ola inédita de protestas, "está muerto", pero no accedió a las demandas de retirar el texto.