AFP

La ola de calor que sofoca a Europa se intensificó aún más el miércoles. Las autoridades francesas declararon alerta roja en una zona, incluyendo París, donde viven 20 millones de personas.