AFP

Agua contaminada, aves cubiertas de petróleo y residentes con problemas de salud. El Lago de Maracaibo, al oeste de Venezuela, vive un "constante derrame de crudo", alimentado por oleoductos y pozos carentes de mantenimiento