AFP

Largas esperas para abordar los autobuses, el metro funcionando parcialmente y una alta congestión marcan las primeras horas del lunes en Santiago, en el primer día laboral tras el violento estallido social del fin de semana, con saqueos, incendios y enfrentamientos que dejaron siete muertos.