AFP

Unas 300 personas dieron un abrazo simbólico a Porto de Galinhas, playa del noreste de Brasil, región afectada desde hace tres meses por un derrame de petróleo. Buscan mostrar que las playas están limpias. Pero el presidente Jair Bolsonaro advirtió que "lo peor está por venir".