AFP

Debilitado pero aún vivo, el movimiento popular de los "chalecos amarillos" franceses, surgido hace exactamente un año, movilizó el sábado a miles de personas en el país, sobre todo en París, donde se registraron detenciones y actos violentos.