AFP

Cincuenta y seis osos polares se juntaron en las afueras de una aldea de Chukotka, en el extremo noreste de Rusia, un fenómeno cada vez menos excepcional, vinculado al cambio climático.