El grupo tecnológico nipón Softbank y el banco de desarrollo estadounidense (DFC) trabajan en la construcción de la nueva capital del país, la isla de Borneo

EFE

Indonesia negocia la participación de Emiratos Árabes Unidos (EAU), el grupo tecnológico nipón Softbank y el banco de desarrollo estadounidense (DFC) en la construcción de la nueva capital del país, que se ubicará en la isla de Borneo y que sustituirá a la masificada Yakarta.

Los tres inversores se han reunido en los últimos días con el presidente indonesio, Joko Widodo, para discutir, entre otros proyectos, su papel en la nueva urbe administrativa cuyo coste está estimado en unos 34.000 millones de dólares o 30.500 millones de euros, indicó este lunes el Ejecutivo en un comunicado.

Publicidad

Aunque no se han discutido cifras específicas sobre su contribución al proyecto de la nueva capital, EAU acordó el domingo una inversión de 22.800 millones de dólares (20.500 millones de euros) en un fondo soberano indonesio, mientras que el DFC podría destinar 5.000 millones de dólares (4.500 millones de euros) en diferentes proyectos en el país, según apunta el Gobierno.

Por su parte, Softbank reconoció su interés por una ciudad "inteligente, con la última tecnología, verde y con una gran cantidad de inteligencia artificial", dijo su presidente, Masayoshi Son, tras reunirse con Widodo el viernes.

Publicidad

El 19 % del coste de la ciudad, cuyo nombre aún no ha sido decidido, provendrá del presupuesto federal indonesio, y el resto de la venta de activos del Gobierno en Yakarta y la inversión de empresas privadas y nacionales.

El ministro de Inversión indonesio, Luhut Binsar Pandjaitan, indico que Widodo ha ofrecido al príncipe heredero de Abu Dabi, el jeque Mohamed Zayed Al-Nahyan, formar parte de la junta directiva encargada de la construcción de la nueva capital.

Ubicada en el este de Borneo, en el municipio de Kutai Kartanegara, una zona poco desarrollada y rodeada de jungla, la nueva capital comenzará a ser construida a finales de este año si se cumplen los plazos establecidos por el Gobierno.

El pasado diciembre el ministro de Obra Públicas, Basuki Hadimuljono, anunció un diseño ganador para la nueva ciudad que tiene en cuenta la preservación del medioambiente y el uso de energía renovable, tras las críticas emitidas por ecologistas sobre el potencial impacto medioambiental del proyecto.

La nueva capital busca sortear los problemas recurrentes que sufre la zona metropolitana de Yakarta y sus ciudades satélite, donde viven cerca de 30 millones de personas, una de las megápolis más contaminadas del mundo y cuyos atascos han causado perdidas de miles de millones al Estado.

Publicidad

Publicidad