AFP

Émilie y Lola tuvieron que someterse a varios tratamientos, gastar miles de euros y hacer un sinfín de viajes al extranjero para ser madres. Un proceso desgastante que permitió a esta pareja de francesas cumplir un sueño que les es vetado en su país.