EFE

La comunidad dedicada a la impresión 3D organiza en todo el mundo para imprimir material médico que proteja a los sanitarios: desde Bruselas, Nicolas Usuwiel imprime hasta 600 viseras protectoras diarias, que vende por unos 10 euros a los centros médicos desabastecidos a raíz del COVID-19.