AFP

En un laboratorio farmacéutico de Siria, Rashid Al Fayçal y su equipo trabajan sin cesar en la producción de hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria por el que han apostado las autoridades para tratar a los enfermos del nuevo coronavirus.