EFE

La declaración en bancarrota de la aerolínea chileno-brasileña LATAM, la más grande de Latinoamérica, por la drástica caída de la actividad por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, pone al Gobierno de Chile ante el difícil dilema de ayudar a la que es una de sus empresas insignes y más estratégicas.