AFP

La justicia estadounidense imputó el miércoles por asesinato al policía blanco que mató a un ciudadano negro la semana pasada en Atlanta, un drama que reavivó los llamados a reformar las fuerzas de seguridad que surgieron a raíz de la muerte de George Floyd.