AFP

Cuando el marido de Priscilla Tomas da Silva perdió su trabajo de cargador de camiones por las medidas impuestas en Sao Paulo contra el coronavirus, la pareja tuvo que optar entre seguir pagando el alquiler o dar de comer a sus seis hijos. Y no se lo pensó dos veces.