AFP

Caimanes calcinados, vegetación reducida a cenizas, llamas que arrasan todo a su paso: El pantanal brasileño enfrenta una catástrofe sin parangones, con daños irreparables para la diversidad del mayor humedal tropical del planeta.