afp

Profe, terminé!", se escucha en la escuelita atendida por evangélicos que Iris improvisó en su casa en una favela de Venezuela. Cobija a alumnos sin clases presenciales por la cuarentena y busca llenar un vacío educativo ya grave antes de la pandemia.