El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien

AFP

Un asesor del gobierno de Estados Unidos recomendó el viernes a Taiwán "fortalecerse" para protegerse de una eventual invasión de China, aunque lo consideró improbable antes de "10 o 15 años".

"No creo que los chinos quieran o estén preparados en este momento para un desembarque anfibio en Taiwán", dijo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien.

Publicidad

"Creo que hoy sería una operación militar muy difícil para los chinos", agregó el funcionario durante una conferencia en línea organizada por el centro de investigación Aspen Institute.

"Quizás en 10 o 15 años estarán mejor preparados para hacerlo", señaló, al enfatizar que China está desarrollando su armada a gran velocidad.

Publicidad

Sin embargo, O'Brien recomendó a Taiwán "empezar a pensar en estrategias asimétricas de denegación de acceso (...) y fortalecerse de tal manera que disuada a China de lanzar cualquier tipo de invasión anfibia".

El consejero de Donald Trump analizó ampliamente la situación en Taiwán, que China considera parte de su territorio.

La ONU no reconoce a Taiwán como un estado independiente y Pekín amenaza regularmente con usar la fuerza en caso de una proclamación formal de independencia en Taipei o de una intervención externa, especialmente estadounidense.

Al señalar que China "ha apuntado una enorme cantidad de misiles" a la isla, estimó que Pekín podría "aniquilar" a Taiwán con un ataque. "Pero no veo qué sacarían de eso", agregó.

Además, O'Brien señaló que Pekín debe tener en cuenta la posibilidad de que Estados Unidos defienda militarmente a Taiwán en caso de un intento de invasión. "Tenemos muchas herramientas a nuestra disposición", dijo.

"Si estuviéramos involucrados, estas herramientas harían que este intento fuera muy peligroso para China", advirtió.

Washington rompió relaciones diplomáticas con Taipei en 1979 para reconocer a Pekín, pero sigue siendo el aliado más poderoso de la isla y su principal proveedor de armas.

El miércoles, un acorazado estadounidense cruzó el estrecho de Taiwán, dijo la Armada de Estados Unidos, arriesgándose a provocar el enojo de China, que reclama la soberanía sobre la vía marítima.

Zhang Chunhui, portavoz del Ejército chino, respondió el jueves: "Estados Unidos envió en los últimos tiempos varias señales inoportunas a los promotores de la 'independencia de Taiwán' (...) Advertimos a Estados Unidos: detengan toda palabra o acto que conlleve a problemas en la región".

Publicidad

Publicidad