Naciones Unidas prohibió a Irán comprar sistema armamentísticos grandes en el extranjero en 2010, en medio de las tensiones en torno a su programa nuclear.

AP

Un embargo armamentístico de Naciones Unidas sobre Irán, que durante una década le impidió comprar materiales como tanques y cazas en el extranjero, expiró el domingo como estaba previsto dentro de su acuerdo nuclear con potencias internacionales, pese a las objeciones de Estados Unidos.

Aunque Irán insistió en que no tenía prevista una “oleada de compras”, en teoría podía adquirir armas para mejorar un armamento militar anterior a la Revolución Islámica de 1979, y vender en el extranjero sus productos. Pero en la práctica, la economía iraní está muy mermada por las amplias sanciones estadounidenses y otros países podrían evitar los acuerdos armamentísticos con Teherán por temor a represalias financieras estadounidenses.

Publicidad

La república islámica anunció el final del embargo como un “día decisivo para la comunidad internacional (...) en desafío a los esfuerzos del régimen estadounidense”. Por su parte, el gobierno de Donald Trump insistió en que había pedido la reintroducción de las sanciones sobre Irán en Naciones Unidas a través de una cláusula en el acuerdo nuclear, que abandonó en 2018. El argumento fue ignorado por el resto del mundo.

“La normalización de la cooperación de defensa iraní con el mundo es una victoria para la causa del multilateralismo y la paz y la seguridad en nuestra región”, indicó en Twitter el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif.

Publicidad

Naciones Unidas prohibió a Irán comprar sistema armamentísticos grandes en el extranjero en 2010, en medio de las tensiones en torno a su programa nuclear. Un embargo anterior congelaba las exportaciones armamentísticas iraníes.

La Agencia Estadounidense de Defensa de Inteligencia predijo en 2019 que si el embargo terminaba, probablemente Irán intentaría comprar cazas rusos Su-30, naves de instrucción Yak-130 y tanques T-90. Teherán también podría intentar comprar un sistema antiáereo ruso S-400 y su sistema de misiles de defensa costera, según la agencia. China también podría vender armas a Rusia.

Hace tiempo que Irán se ha visto superado por países del Golfo Pérsico aliados de Estados Unidos, como Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, que han invertido miles de millones de dólares en sofisticada tecnología estadounidense. Como respuesta, Teherán empezó a desarrollar sus propios misiles balísticos.

Irán ha condenado las compras de material de defensa estadounidense en países del Golfo como “lamentables acuerdos lucrativos de armas”, y señalado que algunas de esas armas se emplearon en la guerra que continúa en Yemen. Ese conflicto enfrenta a una coalición de liderazgo saudí, que apoya al gobierno con reconocimiento internacional, frente a fuerzas rebeldes con apoyo iraní.

Los embargos de Naciones Unidas no impidieron a Irán enviar armas, desde rifles de asalto a misiles balísticos, a los rebeldes hutíes en Yemen. Aunque Teherán niega haber armado a los hutíes, gobiernos occidentales y expertos armamentísticos han vinculado las armas iraníes con los rebeldes.

Seis países del Golfo Pérsico que respaldaron ampliar los embargos mencionaron los envíos de armas a Yemen en sus objeciones a que se reanudaran las ventas armamentísticas a Irán. En una misiva al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también mencionaron que Irán derribó por error un avión ucraniano de pasajeros en enero y su marina mató por accidente a 19 soldados en un ataque de misil durante unas maniobras.

Naciones Unidas también vinculó a Irán con un ataque de 2019 contra la principal refinería de crudo de Arabia Saudí, aunque Teherán rechaza cualquier relación y los rebeldes hutíes en Yemen reclamaron la autoría del ataque.

El domingo terminaban también las sanciones de la ONU que impedían viajar a miembros del Ejército y la Guardia Revolucionaria iraní.

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos tocaron techo a principios de año, cuando un dron estadounidense mató a un importante general iraní en Bagdad. Teherán respondió atacando con misiles balísticos a fuerzas estadounidenses en Irak, dejando docenas de heridos.

Entre tanto, Irán ha ido incumpliendo los límites establecidos a su programa nuclear en un intento de presionar a Europa para que salve el acuerdo.

En los últimos meses, las provocaciones por ambas partes han remitido mientras el presidente, Donald Trump, se centra en su campaña de reelección contra el exvicepresidente Joe Biden. Biden dijo estar dispuesto a ofrecer a Irán una “senda creíble de vuelta a la diplomacia” si Teherán vuelve a un “estricto cumplimiento” del acuerdo.

Publicidad

Publicidad