AFP

Dinamarca, primer productor mundial de piel de visón, comenzó a sacrificar alrededor de 15 millones de ejemplares criados en su territorio a causa de una mutación de covid-19 que ya habría pasado a 12 personas, lo que amenaza la eficacia de una futura vacuna para el humano.