AFP

Un nuevo caso de violencia policial, por el que cuatro agentes han sido suspendidos tras la paliza que propinaron a un productor musical negro y que fue grabada por varias cámaras de seguridad, sacude a las más altas instancias del Estado en Francia.