Francia Internacionales -  15 de abril 2022 - 16:49hs

Acusado de ataques en París pide perdón por víctimas

Durante años, Salah Abdeslam mantuvo silencio sobre lo sucedido el 13 de noviembre de 2015 en el teatro Bataclan, cafés de París y el estadio nacional y sobre las 130 personas que murieron en los ataques.

El único miembro vivo de la célula del Estado Islámico que aterrorizó París en 2015 pidió perdón el viernes y expresó condolencias por las víctimas, secándose las lágrimas durante su testimonio en la corte, donde también pidió a los sobrevivientes: “detéstenme con moderación”.

Durante años, Salah Abdeslam mantuvo silencio sobre lo sucedido el 13 de noviembre de 2015 en el teatro Bataclan, cafés de París y el estadio nacional y sobre las 130 personas que murieron en los ataques. Tras iniciarse su juicio el año pasado, tuvo algunos exabruptos de bravuconería extremista y durante meses se negó a responder a la mayoría de las preguntas.

Esta semana, sin embargo, sus palabras comenzaron a brotar, en un largo testimonio que a veces se contradijo de declaraciones previas. Sus palabras en ocasiones provocaron reacciones de furia de la gente.

Sobrevivientes y familias de las víctimas, que esperan que el extenso juicio les ayude a encontrar justicia y claridad, tuvieron reacciones encontradas.

Abdeslam dijo que el organizador de los ataques lo convenció dos días antes a sumarse al grupo de atacantes suicidas. Al día siguiente, Abdeslam dijo que su hermano Brahim le mostró el café en el norte de París donde Salah debía detonar sus explosivos en una muchedumbre.

“Para mí, fue un shock. No sabía cómo reaccionar. Yo le mostré que no estaba listo para eso”, declaró Abdeslam a la corte. “Él terminó convenciéndome”.

Relató cómo lució su cinturón con explosivos la noche del 13 de noviembre, mientras que su hermano y otros miembros del Estado Islámico que habían combatido en Siria se esparcieron por París para lanzar ataques paralelos.

“Yo entré al café y pedí una bebida”, afirmó Abdeslam. “Estaba pensando. Miré a la gente riéndose y bailando. Fue entonces que me di cuenta de que no podía hacerlo”.

“Me dije. ‘No voy a hacerlo’”, añadió, mencionando un sentido de “humanidad”.

Un experto policial en explosivos dijo al tribunal que en realidad el cinturón de explosivos falló, pero Abdeslam dijo que él fue quien lo desactivó.

Esta semana comenzó a mostrar remordimiento. “No hay palabras para ellos”, dijo. “Les pido, detéstenme con moderación”, dijo a las víctimas. “Ofrezco mis condolencias y les pido perdón por todas las víctimas”.

El día de los ataques, Abdeslam se escondió inicialmente cerca de París y huyó después a Bruselas con amigos, donde fue detenido cuatro meses más tarda.

Enfrenta cadena perpetua si es declarado culpable de todos los cargos.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: