EFE

El papa Francisco visitó este viernes a un grupo de 450 peregrinos cubanos que llegaron hasta Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, informó el Vaticano.

Antes de su visita al centro de detención de menores de "Las Garzas" de Pacora, el pontífice se trasladó desde la Nunciatura, donde se hospeda, al cercano Colegio Esclavas para saludar a estos jóvenes.

Publicidad

"El papa llegó al final de la misa, impartió la bendición y dirigió un breve saludo a los presentes", explicó en una nota el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti.

El encuentro, que no estaba previsto, duró 10 minutos y estaban presentes además de los jóvenes, dos obispos cubanos.

Publicidad

Francisco llegó el miércoles a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y ha cumplido una agenda que ha incluido reuniones con autoridades del país, con obispos centroamericanos, y una visita este viernes a un centro de menores en conflicto con la ley, entre otras.

A los jóvenes reclusos les instó a que no se dejen pegar "rótulos" para toda la vida y que peleen para "buscar los caminos de inserción y transformación".

El papa, que quiso llevar la JMJ a aquellos jóvenes que no han podido celebrarla, arropó a los reclusos con sus palabras y les dijo que eran "parte de la familia" y que tenían "mucho para compartir".

Les pidió ayuda para "saber cuál es la mejor manera para estar y acompañar el proceso de transformación que, como familia, todos necesitamos".

"Ustedes, chicos, los responsables de la custodia y las autoridades del Centro y del Ministerio, y sus familias, así como los agentes de Pastoral. Todos, peleen y peleen para encontrar y buscar los caminos de inserción y transformación", clamó el papa.

El papa, que permanecerá hasta el próximo domingo en el país centroamericano, pidió en una misa multitudinaria el jueves a los jóvenes seguir cultivando la "cultura del encuentro" para desautorizar a quienes siembran división y excluyen a los que "no son como nosotros".

Publicidad

Publicidad