Un éxito de Alfredo Escudero, pero esta vez interpretado por el santeño Juan José Henríquez.