La música de Osvaldo Ayala puso a todos a bailar en el Jardín Telemetro durante la semifinal, en la que hubo empates y despedidas.