La célebre muñeca Barbie vuelve a sus orígenes y reivindica el vestuario de los años sesenta, la década que la vio nacer, en una exposición en el Museo de la Muñeca de París que exhibe un centenar de figuras "vintage".