En Costa de Marfil, llevar el pelo crespo es una rareza. Un grupo de jóvenes, bajo el nombre de Nappy Babi, decidió dar la lucha por la naturalidad y la autenticidad.