Ariel Ríos

Un proyecto de ley propuesto por el Ministro Carlos Rubio intenta penalizar hasta con 10 años de prision a quienes ingresen celulares y licor a los centros penales.