AFP

Antes, Maher Al Rubaye rezaba entre los grandes muros cubiertos de oro del mausoleo del imán Alí en la ciudad iraquí de Nayaf. Hoy en día, en cambio, recita las oraciones con una mano elevada al cielo. En la otra, tiene su teléfono.