El Parque Andrés Bello ya está preparado con las medidas de bioseguridad para adaptarse a las nuevas normativas para prevenir el COVID-19.