Panamá Nacionales - 

Buscan restaurar 250 hectáreas de manglar en la Bahía de Chame mediante proyecto conservación

Según datos de la Dirección de Información Ambiental de MiAmbiente producto de la tala ilegal, desde el 2012 hasta el 2019 se han perdido 358.94 hectáreas en el manglar de Bahía de Chame.

Nimay González
Por Nimay González

Lograr la restauración de un total de 250 hectáreas de manglar, es el objetivo del proyecto "Conservación de los manglares de Bahía de Chame" impulsado por el Ministerio de Ambiente de Panamá (MiAmbiente).

“Para contribuir en la conservación de los diversos ecosistemas del manglar y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales, el Ministerio de Ambiente desarrolla un proyecto para la recuperación de las zonas más afectadas por la tala ilegal de mangle, en la Bahía de Chame”, señala la entidad.

La entidad detalla que en esta iniciativa participarán actores clave de la comunidad y la misma se desarrollará dentro de los límites del área protegida, por medio de la restauración en zonas degradadas y reforestación con semillas o propágulos de mangle rojo y blanco.

Indica que frente a la situación de vulnerabilidad en la zona de la Bahía de Chame, el proyecto busca el desarrollo de uso sostenible del ecosistema, implementación de un sistema integral de control y accionamiento de un sistema de manejo sostenible. Todo esto destinado a mejorar las condiciones de vida de los locales.

“Con la ejecución del proyecto se genera un ciclo de capacitaciones las cuales están dirigidas a las comunidades beneficiarias del proyecto (capacitaciones en normas ambientales, ecoturismo, administración de negocios verdes y elaboración de proyectos para emprendedores)... se dará apoyo a la pesca artesanal a través de embarcaciones con su equipo mínimo”, señaló Carlos Eduardo González, coordinador técnico del Proyecto del Manglar Bahía de Chame.

El área de ejecución del proyecto de reforestación en la Bahía de Chame, se desarrollará en el área de Monte Oscuro de Capira, y en el área del Líbano y la cresta. Al mismo tiempo, dentro de la Bahía de Chame se realizan otros proyectos de reforestación bajo la modalidad de compensación ecológica, y el criterio de enriquecimiento de áreas de manglares, aplicando la técnica de la siembra directa de propágulos de mangles rojos.

Afectaciones en los manglares de la Bahía de Chame

Cabe mencionar que los manglares son ecosistemas vulnerables a las actividades humanas, que causan la pérdida de su cobertura por el uso no sostenible del recurso forestal que afecta directamente todas las funciones del manglar, provocando un desequilibrio en los frágiles ecosistemas marinos costeros de esta zona.

Según datos de la Dirección de Información Ambiental de MiAmbiente producto de la tala ilegal, desde el 2012 hasta el 2019 se han perdido 358.94 hectáreas en el manglar de Bahía de Chame.

Los manglares han sido base de subsistencia de muchas comunidades en Chame, que se han dedicado a la tala para la producción de carbón; además la extracción de madera de manglar es otra de las actividades que ejecutada de manera insostenible, ha influido en la pérdida de este valioso ecosistema tanto cuantitativamente como cualitativamente, ya que la tala de los árboles de mayor porte, aparte de suponer una pérdida de la cobertura vegetal, deja sin semillas al área ya degradada haciendo aún más difícil su recuperación natural.

El director Nacional de Áreas Protegida y Biodiversidad,José Victoria, manifestó que actualmente en Bahía de Chame se encuentra amenazada por factores de origen antropogénico, entre los que más se destacan: la pérdida de biodiversidad y la fragmentación del bosque de manglar, el sobreuso y explotación excesiva que se ha dado para la elaboración de carbón de mangle y extracción de varas de mangle, entre otros.

Otra de las amenazas es la pérdida de suelo o fragmentación, que se observa en lo que se conoce como Punta Chame, la excesiva extracción de arena del fondo marino, los cambios de la dinámica costera y el cambio climático provocan la modificación del entorno, y afirmó que el origen sedimentario del área, que prácticamente está a nivel del mar, hace más preocupante esta situación.

En esta nota: