AFP

Esta librería de Hong Kong se ha convertido en un refugio para gatos callejeros. Aquí pueden circular a su antojo. Y su dueña los cuida hasta que encuentran a alguien que quiera adoptarlos.