Una receta fácil con el ingrediente más querido del mundo: el bacon. ¡Para chuparse los dedos!