Sensibilidad en los dientes, sangrados y exposición a las caries, son algunos de los riesgos que enfrentan los jóvenes que, sin ningún problema odontológico, se hacen colocar frenos por moda.