Raúl López Aranda

En la ciudad de Colón, la Casa Wilcox sigue siendo tema de conversación. Se habla de restauración, pero el término que le preocupa a los habitantes de la costa atlántica es la demolición. Una palabra que desde el año pasado ronda al viejo caserón inaugurado en 1913. La visita de miembros del Centro Experimental de Ingeniería de la Universidad Tecnológica de Panamá mantiene las alarmas encendidas y aviva la preocupación. Acero corroido, losas y columnas sin concreto es el primer diagnóstico, mientras los expertos continúan definiendo el futuro de la histórica estructura.