Raúl López Aranda

A penas empezaba a balbucear palabras cuando una enfermedad golpeó su cuerpo y su vida. Es un caso que puso a prueba a la tecnología y a los médicos.