Raúl López Aranda

El coronavirus (COVID-19) dejó su cuna en Wuhan, China, paro recorrer y atemorizar al mundo, siendo la falta de precaución y de conciencia es uno de los combustibles que impulsa el contagio.