Raúl López Aranda

Por diferentes causas, miles de niños, niñas y adolescentes panameños dejaron sus estudios. Los sueños de un mejor mañana quedaron sepultados.